Skip to primary navigation Skip to content Skip to footer
Back to Blog

4 consejos para rodar seguro bajo la lluvia

ciclistalluvia-01

Tenemos clarísimo que la lluvia complica las cosas al momento de rodar en bici sobre todo en la ciudad, pues al estar mojados, no podemos ver a gran distancia, sin olvidar que el tráfico complica todo; por esta razón el día de hoy te compartimos algunas recomendaciones que te serán de mucha utilidad al rodar bajo la lluvia.

Reduce la presión de las llantas:  Cuando el piso se encuentra mojado las llantas de las bicicletas pueden llegar a patinarse, para evitarlo se recomienda bajar un poco la presión del aire.

Cuando las llantas tienen poca presión se garantiza mayor deformación, así como mayor área de contacto y agarre, solo toma en cuenta no bajarlas demasiado, ya que de hacerlo al momento de rodar podrías dañarlas, incluso a poncharlas.

Cuida tu distancia:  Bajo la lluvia el frenado puede no ser el mejor, ya que los aros suelen acumular exceso de agua, sin olvidar que los obstáculos en el camino son mayores.

Ante lo anterior es recomendable frenar en un principio suave y ligero, una vez controlado ejerce mayor presión para poder frenar sin problemas. Toma en cuenta que al rodar con lluvia necesitas más distancia para llegar a un alto total.

Hazte visible:  Sea de día o de noche, bajo la lluvia es importante circular con luces, esto para asegurar tanto tu visibilidad como la de los automovilistas que se encuentren contigo. Hay  todo tipo de luces y reflejantes, las formas y precios pueden variar, pero son de gran importancia.

Toma tus precauciones en las curvas: Una de las principales causas de caídas y accidentes bajo la lluvia, es la de colocar la bicicleta inclinada al dar una vuelta, pues solo una parte de las ruedas queda en contacto con el suelo, lo que hace que la bici se patine al no tener tanta adherencia.

La recomendación es equilibrar el peso en el pedal hacia el que se dará la vuelta y mantener la bicicleta lo más derecha posible. No olvides frenar antes de llegar a la curva y tomarla a una velocidad que te permita hacerlo.

 

Recuerda que al rodar bajo la lluvia debes mantener todos tus sentidos alerta, trata de evitar los charcos, esquivar las manchas de colores y por nada del mundo ruedes sosteniendo un paraguas.

 

Ahora sí, a rodar se ha dicho.